domingo, 29 de junio de 2014

Albert Shesternyov "El jefe de la retaguardia soviética"


Considerado uno de los mejores defensas soviéticos de la historia y del panorama europeo en los años 60, es un mito del CSKA de Moscú, único club en el que militó y donde fue capitán casi una década. Durante un lustro fue votado entre los 25 mejores para el Balón de Oro y en 1970 le designaron futbolista más destacado en su país. Además también fue incluido en el once ideal de la Eurocopa de 1968 celebrada en Italia. Nacido el 20 de Junio de 1941 en Moscú (URSS), se desempeñaba como líbero. Futbolista muy veloz (corrió en algo más de 11 segundos los 100m a los 17 años), destacó por su contundencia, seguridad, inteligencia y gran lectura del juego. Se le conoció con el apelativo de "Iván el Terrible".

Comenzó a jugar en las filas del Yaroslavl hasta que en edad juvenil entró en la cantera del CSKA de Moscú. Su progresión fue meteórica y en poco tiempo ya debutó con el primer equipo a los 17 años en 1958. Aquella campaña ocuparon el tercer lugar en el campeonato de Liga pero hubo que esperar más de un lustro para volver a estar en la lucha por la competición doméstica.
Ya en los años 60 con jugadores de la talla de Vladimir Fedotov, Eduard Dubinski, Vladimir Ponomaryov, Vladimir Polikarpov o Boris Kazakov en la plantilla plantaron cara durante la temporada de 1964 y 1965 a los dos conjuntos más poderosos de la época en la Unión Soviética, el Dinamo de Moscú y el Torpedo de Moscú. Por entonces Shesternyov ya era el capitán del equipo y el espíritu dentro del terreno de juego.
Los posteriores cursos las prestaciones del CSKA bajaron considerablemente y no fue ya hasta el comienzo de la década de los 70 cuando el zaguero capitalino estrenó su palmarés en el club de sus amores. Conquistaron la Liga en el año 1970 después de que en la clasificación finalizasen empatados a puntos con el Dinamo de Moscu. Esto derivó en un choque entre los dos conjuntos en el que se decidiría el campeón. Disputado el 5 de Diciembre, de nuevo las tablas hicieron acto de presencia y el 0-0 campeó en el marcador durante los 90 minutos reglamentarios. Se tomó la decisión de jugar otro encuentro en el mismo escenario al día siguiente donde esta vez si el CSKA de Moscú doblegó a sus vecinos. El duelo fue apasionante y en el descanso el Dinamo se marchó con una ventaja de 3-1 a su favor. Sin embargo la segunda parte del cuadro rojo y azul fue extraordinaria y lograron dar la vuelta al resultado para acabar venciendo por 3-4.
El curso posterior participaron en la Copa de Europa imponiéndose en la primera ronda al Galatarasay por un parcial de 1-4 para ser eliminados en la segunda fase a manos del Standard de Lieja belga. Poco después Shesternyov sufrió una grave lesión de rodilla que le retiró del fútbol con apenas 30 años y en uno de los mejores momentos de su vida deportiva.

CSKA de Moscú 1967
URSS 1970















Con la Selección soviética fue internacional en 90 ocasiones desde 1961 a 1971. En el momento de su retirada era el jugador que más veces había vestido la casaca roja del equipo nacional aunque años más tarde fue superado por Blokhin y Dassaev.
Debutó en un amistoso ante Austria en el que la URSS perdió por 0-1 y un par de años después empezó a ser llamado con regularidad. Titular en las rondas previas de la Eurocopa de 1964, disputó el encuentro de semifinales frente a Dinamarca, donde vencieron por 0-3 y la final contra España en el Bernabéu que cayó del lado hispano por 2-1.
En 1965 el cuadro soviético inició el camino hacia el Mundial de Inglaterra en una fase de clasificación con daneses, griegos y galeses. Shesternyov lideró la zaga y obtuvieron el billete con facilidad al sumar 10 puntos y solo caer en el choque de la última jornada contra Gales en Cardiff. En el torneo en tierras inglesas compartieron un grupo con Italia, Chile y Corea del Norte que acabaron comandando. El zaguero moscovita ya era el capitán de una selección que se impuso por 3-0 a los asiáticos, 1-0 a los transalpinos y 2-1 a los chilenos. Con estos resultados se midieron a la Hungría de Albert y Bene de la que se deshicieron por 2-1 y en semis les esperó Alemania Occidental. Los teutones con Beckenbauer, Overath o Seeler a la cabeza se mostraron superiores y les denegaron el acceso a la final. En el choque por el tercer lugar sin Shesternyov en el once por decisión del técnico Morozov volvieron a caer, esta vez frente a Portugal por 2-1.
La siguiente competición que abordó Shesternyov en su carrera internacional tuvo lugar en la Eurocopa de 1968. El equipo soviético era uno de los más potentes del continente con Chislenko, Banishevskiy, Byshovets, Voronin o Afonin y lo volvió a demostrar en la cita europea. En la calificación dejaron en el camino a Grecia, Austria y Finlandia, en cuartos a Hungría y en semifinales aguardaban los anfitriones. En un gran encuentro, sobre todo en defensa del equipo soviético, se llegó al final del mismo con empate a cero, teniendo que decidirse el ganador con el lanzamiento de una moneda. La suerte sonrió a los italianos que de este modo se clasificaron para la final. La URSS tuvo que jugar por el tercer lugar que de nuevo se les escapó al caer frente a Inglaterra por 2-0.
Unos meses después comenzó la fase de clasificación para el Mundial de México 1970 con la novedad de Gavril Kachalin en el banquillo. Shesternyov estaba en su momento de madurez como futbolista y el conjunto soviético seguía siendo muy fiable. Ni Irlanda del Norte ni Turquía fueron rivales en la lucha por el pase mundialista y en México el sorteo les deparó como adversarios en su grupo al cuadro azteca, Bélgica y El Salvador. En el debut ante los anfitriones no hubo goles y los duelos contra los "Diablos Rojos" y "La Selecta" se antojaron claves para lograr el billete de cuartos. En la segunda jornada apabullaron a los belgas por 4-1 y en el choque que cerraba el grupo doblegaron con sencillez a los centroamericanos por 0-2. En cuartos se enfrentaron a Uruguay que venía de sufrir para lograr su clasificación y que finalmente les apeó en la prórroga tras un gol del centrocampista Espárrago. Shesternyov se despedía así de las grandes competiciones aunque permaneció un año más acudiendo a jugar con la Selección. Su despedida definitiva fue en un partido de clasificación para la Eurocopa de 1972 ante España en el estadio Ramón Sánchez Pizjuán.

Al finalizar su carrera deportiva ejerció como técnico asistente en el CSKA de Moscú en dos etapas diferentes (1973-1974 y 1981-1982) y fue el entrenador jefe durante la campaña 1982-1983. Posteriormente trabajó como jefe de la cantera del club capitalino.

Falleció víctima de un cáncer de hígado a los 54 años el 5 de Noviembre de 1994.

domingo, 22 de junio de 2014

Lennart Skoglund "Nacka, el extremo holmiense"


Uno de los mejores jugadores de la historia de Suecia y brillante extremo de los años 50. Formó parte de la fantástica generación sueca que juntó en pocos años a jugadores de la talla de Liedholm, Gren, Nordahl, Sune Andersson o Hamrin. Su vida estuvo marcada por la afición al alcohol, que junto a las pastillas le llevaron a la muerte a una temprana edad. Nacido en Estocolmo (Suecia) el 24 de Diciembre de 1929, fue un extremo izquierda de mucha clase. Fino y talentoso, tenía un magnífico dominio del balón, gran habilidad en el dribbling y una pierna izquierda maravillosa. Se le conoció con los apelativos de "Nacka" porque su hermano mayor jugó en el Nacka FF.

En las filas del Inter de Milán
Desde pequeño fue un apasionado de los deportes y practicó además del fútbol, el balonmano o el hockey sobre hielo. Empezó a jugar en edad juvenil en el IK Stjarnan en el que estuvo un año para incorporarse después al Hammarby IF. En 1946 llegó al primer equipo pero sus primeras experiencias en el fútbol de elite no fueron buenas. El equipo militaba en Segunda División y con la reorganización de la Liga bajó dos categorias más. Mientras tanto también ejercia como electricista a la par de su carrera de futbolista.
Al término de la campaña 1948-1949 el conjunto capitalino tuvo problemas económicos y decidió vender a sus mejores jugadores para paliar esta situación. Skoglund se marchó al AIK Solna donde solo permaneció unos meses, pero le dio tiempo a estrenar su curriculum con la Copa de Suecia lograda por la mínima frente al Landskrona BolS. Tras su buen papel en el Mundial de Brasil varios equipos llamaron a la puerta del extremo que acabó fichando por el Inter de Milán en el periodo estival.
En su estreno con la camiseta nerazurri logra 12 tantos y obtienen el subcampeonato liguero al quedar por detrás del eterno rival. Fuera del terreno de juego la situación no es tan idilica y Skoglund comienza con los problemas de alcohol, siendo multado en varias ocasiones por el club interista. 
Su primer titulo en tierras transalpinas llega un par de campañas más tarde con la conquista del Scudetto. El técnico Alfredo Foni arma un buen equipo con Giorgio Ghezzi, Istvan Nyers, Benito Lorenzi, Sergio Brighenti, Attilio Giovannini, Maino Neri o Fulvio Nesti que aventaja en dos puntos a la Juventus de Turín. Los éxitos no se paran aqui y la siguiente temporada revalidan el campeonato doméstico de nuevo dejando al cuadro bianconero en la segunda posición. Skoglund consigue cinco goles y su aportación desde la banda es vital para lograr el entorchado.
A partir de 1955 y después de no encadenar el tercer Scudetto consecutivo el Inter sufre un bajón en sus prestaciones. No dan con la tecla y son muchos los entrenadores que pasan sin poder ampliar el palmarés de la entidad. El jugador sueco es el máximo goleador del equipo en 1956 junto a Lorenzi con 10 tantos y es titular indiscutible hasta la temporada 1958-1959. Ante esta situación y viendo que la falta de minutos en el Inter puede ir a más decide firmar por la Sampdoria, dejando unas estadísticas en el equipo neroazurri de 241 partidos y 55 goles en su haber.
En la institucion genovesa permanece tres temporadas donde marca 15 tantos y tiene la confianza del técnico Eraldo Monzeglio. Comparte vestuario con Ernst Ocwirk, Ernesto Cucchiaroni, Azeglio Vicini, Vujadin Boskov o Todor Veselinovic pero no alcanzan ningún titulo. El mejor curso de la 'Samp' tiene lugar en 1960-1961 donde ocupan el cuarto lugar que les da opción a participar en la Copa Mitropa de la posterior campaña. Sin embargo su adicción a la bebida va a peor e incluso durante los partidos llega a beber tras dejar escondida una botella en el corner. Este hecho influye notablemente en su traspaso al Palermo en el que apenas juega cinco partidos en la temporada 1962-1963.
Con 33 años y numerosos problemas fuera del campo toma la decisión de regresar al club donde se crió, el Hammarby. Allí está tres temporadas en las que el conjunto blanquiverde se convierte en un equipo ascensor con varias promociones a Primera División (1964 y 1966) y un par de descensos a la categoria de plata (1965 y 1967). En 1968 y después de enrolarse en las filas del Karrtops IK que entrena su hermano, juega seis encuentros y se retira de los terrenos de juego.

Suecia 1958
Inter de Milán 1957-1958


Sampdoria 1961

Hammarby IF 1964
















Con la Selección de Suecia fue internacional en 11 ocasiones logrando un solo gol. Debutó el 8 de Junio de 1950 en un partido preparatorio para el Mundial de Brasil al que fue convocado. Suecia disputó un encuentro ante Países Bajos en el estadio de Rasunda donde se impusieron los locales por 4-1. Unos días más tarde emprendieron camino hacía Brasil para enfrentarse en primer ronda a Italia y Paraguay. Skoglund partió como titular en ambos partidos y los escandinavos se mantuvieron imbatidos al derrotar a los transalpinos por 3-2 y empatar a dos con los guaranies. En la ronda final se estrenaron contra los anfitriones que les aplastaron por 7-1 y sus posibilidades de ser campeones del mundo se esfumaron. Este fue el último partido de "Nacka" en el Mundial puesto que no contó para el técnico inglés George Raynor en los choques frente a Uruguay y España.
Sus siguientes duelos vistiendo la camiseta del equipo nacional tuvieron que esperar ocho años, concretamente hasta el Mundial de 1958 celebrado en casa, al estar de nuevo incluido en la lista del seleccionador Raynor. La Blagult disponía de un elenco con fabulosos jugadores como el portero Svensson, Liedholm, Hamrin, Gren, Simonsson o el mismo Skoglund. Titular en todos los partidos del campeonato el extremo holmiense tuvo una actuación destacada. Suecia compartió grupo con Hungría, Gales y México y lo acabó liderando con 5 puntos. En la primera jornada se deshicieron sin dificultad de los aztecas por 3-0, a continuación ganaron por la mínima a los magiares y en el tercer partido firmaron tablas con Gales. En cuartos el rival era la potente URSS de Yashin, Ivanov o Voynov que no pudo detener a los suecos alentados por su público. En semifinales se vieron las caras con los vigentes campeones en uno de los mejores encuentros de Skoglund con el combinado sueco. Marcó el primer tanto y allanó el camino hacía la victoria de su equipo que doblegó a los teutones por 3-1. En la gran final esperaba Brasil con su nueva y joven estrella Pelé. Los suecos se adelantaron pero fueron incapaces de contener el vendaval de la verde-amarela. A la hora de partido el marcador reflejaba un 1-4 que dejó clara la superioridad de los sudamericanos. Simonsson y Pelé en los instantes finales lograron un gol para cada conjunto dejando el resultado en el 2-5 final.
La despedida internacional de Skoglund se produjo el 7 de Octubre de 1964 en un choque amistoso frente a Polonia en Estocolmo que concluyó empate a tres.

Tras dejar los terrenos de juego intentó reconducir su vida sin éxito. El alcohol, problemas familiares y económicos le llevaron a ganarse la vida de cualquier forma para ir sobreviviendo.

En 1984 se levantó una estatua en su honor frente a la casa donde se crió, lugar al que acude mucha gente para recordarle cada 24 de Diciembre.

Falleció el 8 de Julio de 1975 a los 45 años en su ciudad natal después de abrir la llave del gas de su domicilio.

miércoles, 18 de junio de 2014

El accidente de avioneta de Uli Hoeness


El mítico futbolista alemán del Bayern de Munich y de la Mannschaft en la década de los 70 y posteriormente presidente de la entidad muniquesa no ha podido escapar de la justicia germana hace escasas fechas, pero si esquivó a la muerte tras un accidente de aviación en 1982.

Ocurrió el 17 de febrero cuando Hoeness junto a tres amigos se dirigían a Hannover para presenciar el partido amistoso entre Alemania Occidental y Portugal. Emprendieron viaje desde Munich a bordo de una Piper Seneca que pilotaba Wolfgang Junginger, un esquiador alemán que en los Juegos Olímpicos de Innsbruck en 1976 finalizó sexto en la prueba de slalom. Además también formaban parte de la expedición Thomas Kupfer y el publicista Helmut Similer.

Fuselaje de la avioneta siniestrada

Los problemas surgieron tras intentar tomar tierra en el aeropuerto de Hannover y fracasar en el intento. La niebla era muy densa y la avioneta chocó con las copas de varios árboles, precipitándose instantes después en las cercanías de un pantano. En el acto fallecieron Junginger, Kupfer y Similer mientras que Hoeness que iba dormido en la parte de atrás salió del amasijo de hierros por su propio pie pero herido. Un guardabosques que vio como caía el aparato se acercó al lugar del accidente y encontró al exfutbolista ensangrentado y desorientado.

Trasladado al Hospital de Hannover le diagnosticaron una fuerte conmoción cerebral, lesiones óseas y un traumatismo torácico pero su vida no corría peligro. Los investigadores calificaron como de milagro su supervivencia en un accidente de este tipo, después de observar como la avioneta había quedado destrozada y los restos estaban esparcidos en un radio de 100 metros.

Al término del choque entre teutones y lusos dos amigos y excompañeros suyos, Paul Breitner y Karl-Heinz Rummenigge fueron a visitarle al hospital en cuanto se enteraron del terrible suceso. Tiempo más tarde sus allegados afirmaron que el accidente cambió el carácter del crack del Bayern de Munich, convirtiéndose en una persona más cercana, sensible y bondadosa.

Hoeness en el hospital

Las pesquisas continuaron los días posteriores y un portavoz del aeropuerto de Munich confirmó que no era el primer accidente en el que se veía envuelto el esquiador Junginger. Un par de años antes se estrelló al sur de Munich junto a su esposa al quedarse sin combustible mientras volaban desde Túnez a la capital de Baviera. Por ello disponía de una licencia eventual para pilotar que sólo le permitía realizar vuelos de prácticas hasta la recuperación de la licencia definitiva.

Hoeness se recuperó de todas las lesiones y volvió a nacer aquel 16 de Mayo de 1982. Ahora está recluido en la cárcel de Landsberg donde deberá cumplir una pena de tres años y medio por un delito de evasión fiscal. Renunció a su cargo de presidente del Bayern de Munich y Karl Hopfner le relevó en el puesto.

sábado, 14 de junio de 2014

Wim Suurbier " El lateral derecho de la 'Naranja Mecánica' "

Integrante de la famosa 'Naranja Mecánica' tulipán de mediados de los 70 y del gran Ajax que conquistó tres Copas de Europa consecutivas ha sido uno de los mejores laterales de la historia de su país. Nacido el 16 de Enero de 1945 en Eindhoven (Países Bajos) fue un futbolista rápido y fuerte, un todoterreno con una enorme vocación ofensiva. Además tenía un gran sentido táctico, era muy inteligente y se sacrificaba con rigor a la hora de defender. Un lateral muy completo y eficaz.

Criado en la cantera del Ajax, debutó en el primer equipo en 1964 cuando contaba con 19 años. La llegada una campaña más tarde de Rinus Michels al conjunto de Ámsterdam dio a Suurbier la posibilidad de consolidarse en el plantel. Con el genio de los banquillos los éxitos llegaron en forma de hegemonía en los Países Bajos y posteriormente en extensión al continente. 
A finales de la década de los 60 el Ajax obtuvo tres Campeonatos de Liga en 1966, 1967 y 1968 y una Copa en 1967 tras derrotar por 2-1 al Nac Breda. En la plantilla ya figuraban entre otros Hulshoff, Vasovic, Cruyff, Swart, Groot o Keizer. En 1969 finalizaron en segundo lugar en la Liga pero el curso siguiente conquistaron un gran doblete tras aventajar en cinco puntos al Feyenoord en el campeonato doméstico y vencer por 2-0 en la final copera al PSV.
La primera Copa de Europa llegó en la temporada 1970-1971 después de haber incorporado poco antes a Ruud Krol, Neeskens o Arie Haan. KF Tirana, Basilea, Celtic y Atlético de Madrid sucumbieron en las rondas previas antes de que se enfrentasen al Panathinaikos en la final. Suurbier partió en el once de Michels que levantó la 'Orejona' tras doblegar a los griegos por 2-0. El curso se completó además revalidando la Copa de su país al ganar al Sparta de Rotterdam.
La supremacía ajaccied con el nuevo entrenador Stefan Kovacs se prolongó en Europa dos temporadas más donde nadie les hizo sombra. En 1972 el camino fue espinoso y tuvieron que eliminar a grandes equipos como Olympique de Marsella, Arsenal o Benfica. Luego en la final el Inter de unos veteranos Facchetti, Jair o Mazzola no pudieron hacer nada ante la fuerza tulipán que obtuvo el triunfo por 2-0. La última Copa de Europa tuvo lugar en 1973 después de unas duras eliminatorias en cuartos ante el Bayern de Munich y en semis contra el Real Madrid. En la final esperaba una Juventus con Zoff, Altafini, Bettega o Causio que perdió por la mínima tras un gol de Rep en los primeros compases del choque. A estos títulos continentales hay que añadir además la Copa Intercontinental en 1972 lograda ante Independiente de Avellaneda, la Supercopa Europea de 1973 frente al Milan del tándem Rocco-Maldini y dos Ligas (1972 y 1973) y una Copa (1972) en su país.
Suurbier permaneció varias campañas más en el Ajax hasta que en 1977 puso fin a su trayectoria en el cuadro capitalino. Se marchó con una Liga más bajo el brazo y tras 13 campañas en la que fue un pilar básico en la época dorada de la entidad de Ámsterdam. Disputó casi 400 encuentros oficiales y logró 19 tantos, buena cifra para un lateral diestro.
Hizo las maletas con destino Alemania donde se enroló en las filas del Schalke 04. En el conjunto minero no se hizo con un puesto en la alineación y con solo 12 encuentros decidió cambiar de aires al término del curso. Se marchó al Metz en el que encontró algo más de estabilidad. El mister Marc Rastoll le situó entre los titulares en un gran año de los granates que rozaron los puestos europeos y acabaron en el quinto lugar. En el periodo estival de 1979 el zaguero neerlandés contaba ya con 34 años y recibió la propuesta de irse a jugar a Estados Unidos. Suurbier aceptó y firmó tres campañas por los Ángeles Aztecs de la NASL en el que coincidió con Rinus Michels, Johan Cruyff o el mexicano Javier Aguirre. En 1981 regresó brevemente al Sparta de Rotterdam para jugar once partidos y luego volvió a cruzar el charco para comenzar su periplo en el fútbol indoor. En 1982 se enfundó la camiseta de Golden Bay Earthquakes y sus últimos partidos fueron con Tamba Bay Rowdles en 1988.


Ajax 1971
Países Bajos 1974










Metz 1978-1979
Los Ángeles Aztecs 1980



Con la Selección neerlandesa fue internacional durante 12 años, jugando 60 partidos y logrando tres tantos. Debutó en un amistoso ante Checoslovaquia en Ámsterdam en 1966 donde cayeron por 1-2. Rápidamente se hizo con el puesto y fue el lateral titular en la fase de clasificación para la Eurocopa de 1968. Encuadrados en el grupo 5 con húngaros, teutones de la Alemania Democrática y daneses solo sumaron dos victorias y un empate que pronto les dejó sin posibilidad de pasar de ronda. Suurbier cuajó un gran papel y en esta fase marcó dos de sus tres tantos en el equipo nacional, el primero frente a Hungría en Budapest y el segundo contra Dinamarca en Copenhague.
Sus siguientes presencias oficiales fueron en otras dos calificaciones en la que Países Bajos no logró el billete, tanto para el Mundial de México 1970 como para la Eurocopa de 1972. Para el Campeonato del Mundo lucharon con Bulgaria, Polonia y Luxemburgo, quedándose a dos puntos de los búlgaros mientras que en la liguilla previa del torneo continental fueron superados por Yugoslavia y dejaron por detrás a la RDA y a Luxemburgo.
El seleccionador tulipán, el checoslovaco Frantisek Fadrhonc, juntó a lo mejor de Ajax, PSV y Feyenoord en la clasificación para el Mundial de Alemania 1974 y consiguió el éxito de devolver a los Países Bajos a una Copa del Mundo tras 36 años de ausencia. A los Cruyff, Neeskens, Krol o Suurbier se añadieron hombres como Arie Haan, Rep, Rijsbergen o los hermanos Van de Kerkhof para formar un plantel completísimo. En el grupo de 3 clasificación lucharon codo con codo con sus vecinos belgas pero el empate a cero en casa en la última jornada les dio el pasaporte hacía Alemania.
En el sorteo de Frankfurt les tocó como rivales Suecia, Bulgaria y Uruguay. Poco tiempo antes se había hecho cargo del equipo Rinus Michels que entrenaba al F.C. Barcelona por entonces. Con su forma de entender el juego y su novedoso estilo convirtió al equipo nacional en un conjunto de leyenda. Suurbier era fijo en el once y disputó todos los encuentros del torneo mundialista. En la liguilla solo se dejaron un empate ante los suecos en Dortmund pero derrotaron con suficiencia a charrúas por 0-2 y búlgaros por 4-1. La segunda ronda constaba de otro grupo en el que se encontraron con equipos temibles, Brasil, Argentina y la RDA. El debut en esta fase fue extraordinario al desarbolar por completo a un equipo argentino con Wolff, Perfumo, Ayala o Kempes. Les arrollaron por 4-0 y empezó a ser uno de los candidatos firmes para lograr el título. Posteriormente derrotaron por 0-2 a la RDA y en la última jornada hicieron lo mismo con el Brasil de Rivelino, Jairzinho o Luiz Pereira por idéntico resultado. Los seis puntos sumados les otorgaron el liderato y el pase a la final contra los anfitriones. Jongbloed, Suurbier, Haan, Rijsbergen, Krol, Jensen, Van Hanegem, Neeskens, Rep, Cruyff, Rensenbrink saltaron al Olímpico de Munich el 7 de Julio de 1974 para jugarse la Copa del Mundo ante los Maier, Vogts, Beckenbauer, Overath o Gerd Muller. El choque no pudo empezar mejor para los intereses tulipanes al forzar su estrella Cruyff un penal en el primer minuto. Neeskens lo materializó y se pusieron en ventaja. Los teutones igualarían el choque con otra pena máxima y Muller antes del descanso situó el 2-1 en el electrónico. La segunda parte los neerlandeses se toparon con Maier y acabaron sucumbiendo ante los germanos.
Un año después iniciaron su camino en la clasificación para la Eurocopa de 1976 en la que firmaron un gran papel. Se hizo cargo del equipo George Knobel que siguió contando con la participación en el lateral de Suurbier. Comandaron la primera ronda en una dura liguilla con Polonia, Italia y Finlandia y en cuartos aplastaron a Bélgica por un global de 7-1. Clasificados para la fase final con sede en Yugoslavia, los checoslovacos se cruzaron en su camino y tras un intenso partido en Zagreb que tuvo una prórroga cayeron por 3-1. Tres días más tarde en el choque por la tercera plaza vencieron en el tiempo extra por 3-2 a los anfitriones y obtuvieron el tercer lugar continental.
El último gran evento en el que participó Suurbier fue en el Mundial de Argentina 1978. Sin problemas para clasificarse después de dejar en el camino a belgas, norirlandeses e islandeses, los tulipanes acudieron a Argentina con Ernst Happel en el banquillo y sin Cruyff, Rinus Israel o Van Hanegem del equipo de cuatro años antes. El destino se mostró cruel con los pupilos del austriaco y la historia tuvo el mismo desenlace, perdiendo en la final con los anfitriones. Suurbier jugó los tres partidos de la primera fase pero ya no volvió a saltar al césped hasta la gran final. Países Bajos en el grupo 4 pasó como segundo tras Perú y con Escocia e Irán eliminados y en la segunda ronda sacaron su gen competitivo para apear de la lucha por el título a Italia, Alemania Occidental y Austria. En la final contra Argentina en el estadio Monumental de Buenos Aires salieron de inicio Schrijvers, Suurbier, Rijsbergen, Krol, Hovenkamp, W.Van de Kerkhof, Peters, Van Hanegem, Ling, Van Leeuwen y Rensenbrink en un duelo en el que los locales marcaron primero por mediación de Kempes. A poco del final Nanninga empató de cabeza y en el tiempo extra el "Matador" Kempes apareció para lograr otro gol y participar en el tercero y definitivo con sello de Bertoni. Países Bajos perdía su segunda final consecutiva y Suurbier se despedía de este modo del combinado tulipán. 

Posteriormente ejerció como entrenador en Estados Unidos. Inició su etapa en los banquillos de asistente en el Golden Bay Earthquakes mientras lo compatibilizaba jugando y luego debutó como primer técnico en las filas del Tulsa Roughnecks en 1984. También dirigió a Los Ángeles Heat en 1986, Tamba Bay Rowdles al mismo tiempo que disputaba sus últimos partidos como futbolista, Fort Lauderdale Strikers y Miami Sharks en 1989 y San Petersburgo Kickers en 1994. Sus últimas experiencias han sido como entrenador asistente en el Heerenveen y la selección de Albania.

miércoles, 11 de junio de 2014

Alejandro Villanueva "El gran emblema aliancista"

Uno de los primeros cracks del fútbol peruano y el mejor jugador de la historia del Alianza de Lima. Formó parte del equipo nacional en el primer Mundial en 1930 y seis años más tarde en los Juegos Olímpicos de Berlín. Además jugó en el famoso conjunto del Alianza conocido como "El Rodillo Negro" y popularizó acciones muy célebres en su país como la "Huacha", la "Chalaca" o el "Pase del desprecio". Nacido el 4 de Junio de 1908 en Lima (Perú), se desempeñaba como delantero. Futbolista de gran altura (1,95cm), era rapidísimo, elegante y talentoso en su juego y tenía un extraordinario dominio del esférico. Su gran defecto es que no le gustaba entrenar y la vida que llevaba fuera del terreno de juego era poco saludable. Se le conoció con el apelativo de "Manguera" o "Maestro". 

Jugando en la calle con unos niños
Comenzó su vida deportiva en el Club Teniente Ruiz de la Segunda División hasta que el Alianza de Lima llamó a su puerta en 1927. Desde entonces no jugaría para ningún otro conjunto y el Alianza se convertiría en la institución de sus amores el resto de su vida. Anteriormente también había militado en el Sport Inca, el Nacional nº1 o el 'Once amigos'.
En sus dos primeras campañas con la entidad blanquiazul estrenó su palmarés al obtener el título de Liga por delante de Unión Buenos Aires y Federación Universitaria respectivamente. Contra estos últimos empataron a seis puntos en la liguilla final y se hizo necesario resolver la igualada con una eliminatoria de desempate. En la ida en el estadio Nacional de la capital hubo tablas a un gol y en la vuelta en el mismo escenario Alianza se impuso por 2-0, levantando de esta forma el trofeo. Además Villanueva se erigió como máximo goleador liguero por primera vez después de marcar 3 dianas. Por entonces el plantel estaba repleto de grandes jugadores donde además de Villanueva destacaban Segalá, Bulnes, Quintana, los hermanos Rostaing o Koochoi.
La temporada siguiente el Alianza fue descalificado por no ceder jugadores al equipo nacional, aunque finalmente mantuvo la categoría. Fue con la llegada de la década de los 30 cuando se mostraron muy superiores al resto de equipos peruanos y conquistaron tres Campeonatos de Liga de forma consecutiva. Ganaron 26 encuentros seguidos y se mantuvieron invictos tres años, cuatro meses y 28 días. El equipo empezó a ser conocido como "El Rodillo" y en el ya figuraban también Juan Valdivieso o Adelfo Magallanes. En 1931 superaron en la clasificación al Sporting Tabaco con "Manguera" como mejor artillero de la competición con 16 goles, en 1932 aventajaron en tres puntos y medio a Federación Universitaria y en 1933 dejó a su gran rival Universitario de Deportes con la miel en los labios.
Sin embargo a partir de entonces la racha de victoria de Alianza finalizó y en las tres temporadas siguientes claudicaron ante Universitario de Deportes y Sport Boys en dos ocasiones. El drama llegó en 1938 cuando descendieron por primera vez en su historia. Quedaron en antepenúltimo lugar en la tabla y se jugaron el descenso a un partido frente a Sucre que también había sumado 14 puntos. En el estadio Nacional perdieron por 0-2 y se consumó la tragedia. El infierno de la categoría de plata no duró mucho y tras proclamarse campeones en 1939 regresaron a la elite del fútbol peruano con el inicio de los años 40.
Villanueva superaba ya la treintena y su estado físico estaba muy deteriorado. Su vida bohemia, sus excesos y su nula preparación le hicieron perder la titularidad y dejar muy atrás a aquel jugador que brillaba cada vez que se ponía la zamarra aliancista. Compatibilizó el cargo de entrenador-jugador un par de cursos y tras enfermar de tuberculosis colgó las botas en 1943.


Perú 1930

Alianza de Lima 1934








Con la Selección de Perú fue internacional en 11 ocasiones marcando un total de seis tantos. Debutó en el primer encuentro de la historia del combinado nacional el 1 de Noviembre de 1927. Se celebraba el Campeonato Sudamericano de fútbol en casa y Villanueva fue convocado para el torneo por el seleccionador Pedro Olivieri. Disputó los tres encuentros ante Argentina, Uruguay y Bolivia pero la Blanquirroja no consiguió levantar el trofeo al quedar en tercer lugar. Sumaron una victoria por 3-2 ante los bolivianos y dos duras derrotas frente a los charrúas por 0-4 y la albiceleste por 1-5 (el gol del honor obra de "Manguera").
Sus siguientes choques con Perú tuvieron lugar en el Mundial de Uruguay de 1930. El cuadro peruano fue uno de los siete conjuntos sudamericanos que recibieron una invitación para participar en la primera edición del torneo. El sorteo les deparó un potente grupo con Uruguay y Rumania donde no sumarían ni un solo punto. Cayeron en la primera jornada ante los europeos por 3-1 y contra los uruguayos cuatro días después por la mínima. Para la historia queda que Villanueva estuvo en la primera alineación peruana en una Copa del Mundo junto a Juan Valdivieso, Alberto Soria, Mario De las Casas, Domingo Garcia, Placido Galindo, Alberto Denegri, Luis Souza, Demetrio Neyra, Julio Lores y Víctor Lavalle.
En 1935 asistió a su segundo Campeonato Sudamericano que además tenía como aliciente repartir al campeón un billete para los Juegos Olímpicos de Berlín del año venidero. El artillero del Alianza de Lima continuaba siendo un fijo en el equipo nacional, esta vez con Telmo Carbajo en el banquillo, pero los resultados de Perú en la competición no mejoraban. Al igual que en 1927 obtuvieron una victoria, ante Chile y dos derrotas, frente a Uruguay y Argentina. La buena noticia es que viajarían a tierras alemanas para participar en los Juegos Olímpicos tras la renuncia de Argentina y Uruguay por problemas económicos.
En Berlín se vieron las caras en primera ronda con Finlandia a la que apabullaron por 7-3. Las dos estrellas del equipo en aquel momento, Lolo Fernández y Villanueva lideraron al equipo logrando cinco y dos dianas respectivamente. En la siguiente eliminatoria se enfrentaron a Austria en una confrontación que pasaría a la historia de los Juegos. Los austriacos ganaban 2-0 en el intermedio pero Perú en un arranque de garra igualó el partido a poco de la conclusión, lo que hizo que muchos aficionados peruanos invadiesen el terreno de juego invadidos por la emoción. En la prórroga aparecieron de nuevo Lolo Fernández y "Manguera" para dar el triunfo a Perú con un gol cada uno. Sin embargo los centroeuropeos elevaron una protesta ante la FIFA por el incidente con los hinchas peruanos y el máximo organismo del fútbol dictaminó que se repetiría el duelo a puerta cerrada. El gobierno peruano no aceptó esta resolución y mandó la retirada de toda la delegación del país en los Juegos. El cuadro austriaco fue declarado como ganador del choque y Perú no jugó las semifinales. 
En 1937 Villanueva jugó y marcó ante Brasil en el Campeonato Sudamericano con sede en Argentina y un año después vistió la camiseta Bicolor de la selección por última vez, concretamente en un partido de los Juegos Bolivarianos de 1938 en el que doblegaron a Bolivia por 3-0.

Artistas de la talla de Pedro Espinel o Felipe Pinglo le compusieron valses y polkas peruanas.

En su honor el estadio de Alianza de Lima situado en el barrio de Matute lleva su nombre desde el año 2000. 

Falleció el 11 de Abril de 1944 a los 35 años victima de una tuberculosis. Su entierro fue uno de los más multitudinarios que se recuerdan en la capital peruana.


sábado, 7 de junio de 2014

Robert Jonquet "El Imperial zaguero parisino"

Capitán del gran Stade de Reims de los Kopa, Piantoni, Vincent o Fontaine que llegó a dos finales de Copa de Europa en los inicios de la competición de clubes más importante del viejo continente. Además está considerado como uno de los zagueros más destacados de la historia del fútbol francés. Nacido en Paris (Francia) el 3 de Mayo de 1925, se desempeñaba como defensa central. Futbolista eficaz, seguro, elegante y talentoso, ejercía como líder de la zaga y del equipo dada su gran personalidad y enorme firmeza. Se le conoció con los apelativos del "Imperial" o el "Héroe de Highbury" por un partido ante Inglaterra en 1951.

Comenzó a jugar en varios equipos parisinos como el Le Plessis-Robinson o el S.S. Voltaire hasta que fichó por el Stade de Reims en edad juvenil. Su estilo moderno de juego le afianzó rápidamente en la zaga del Stade de Reims que poco a poco fue instalándose entre los mejores clubes franceses tras la II Guerra Mundial. 
En 1947 estuvo a punto de estrenar su palmarés pero finalmente el Stade de Reims quedó en segundo lugar del Campeonato francés tras el CO Roubaix-Tourcoing. No tuvo que esperar mucho más puesto que en la campaña 1949-1949 el conjunto rojiblanco se hizo con el entorchado liguero después de superar por un punto al Lille. En aquel plantel ya se encontraban hombres importantes de la siguiente década como Roger Marche o Armand Penverne además de los hermanos Sinibaldi, Paul y Pierre o Albert Batteux.
Una temporada más tarde obtuvieron la Copa de Francia al vencer por 2-0 al RC Paris y a partir de 1953 empezó la época dorada de la entidad de Reims. Ya habían llegado Rene Bliard, Raoul Giraudo, Leon Glovacki, Raymond Kopa o Jean Templin y ese curso conquistaron la segunda Liga de la historia del club y la Copa Latina después de doblegar al Valencia en semis y al Milan en la final por 3-0.
Los títulos fueron una constante desde ese momento y en 1954 lograron la Copa Charles Drago y en 1955 la Liga y la Supercopa francesa. Una nueva competición se inició por esas fechas y el campeón francés fue invitado a participar en ella, era la Copa de Europa. El Stade de Reims se deshizo del Aarhus danés, el Voros Lobogo magiar y el Hibernian escocés en su camino hacia la final donde se vio las caras con el Real Madrid. Celebrada en París, los franceses rozaron el triunfo en varias ocasiones pero acabaron sucumbiendo ante el equipo blanco por 4-3. Jonquet formó parte del once histórico que alineó Albert Batteux junto a Zimny, Giraudo, Leblond, Siatka, Hidalgo, Glowacki, Kopa, Bliard y Templin.
En el año 1957 hubo sequía de trofeos pero la campaña venidera volvieron con fuerza consiguiendo un magnífico doblete y la Supercopa gala. En el campeonato doméstico dejaron atrás muy pronto a sus perseguidores quedando el Nimes, el Mónaco y el Angers a siete puntos en la tabla. Mientras que en la final de Copa y en la Supercopa se impusieron al Nimes por 3-1 y 2-1 respectivamente. Kopa ya no estaba en la plantilla pero las llegadas de Jean Vincent y el goleador Just Fontaine dieron un plus de calidad. Estaban en disposición de volver a asaltar el trono europeo del Real Madrid y en el curso 1958-1959 participaron de nuevo en el torneo continental. Sin embargo la historia se iba a repetir y otra vez tuvieron que conformarse con el subcampeonato. Dejaron en el camino en las rondas previas al Ards FC norirlandés, el HPS Helsinki, el Standard de Lieja y el Young Boys para presentarse en la gran final contra el Real Madrid. El choque jugado en el Neckarstadion de Stuttgart tenía a Kopa en las filas blancas y a Colonna, Bruno, Jonquet, Giraudo, Penverne, Leblond, Lamartine, Bliard, Fontaine, Piantoni y Vincent en el once de Albert Batteux. Kopa se lesionó pronto pero el cuadro madrileño no lo notó en exceso y derrotó a los galos por 2-0.
El curso posterior Jonquet dejó el Stade de Reims y su despedida fue muy grata al añadir dos nuevos títulos para su curriculum, la Liga ganada al Nimes y la Supercopa obtenida contra el Mónaco en el estadio de Malakoff en Nantes. Tras 15 temporadas, más de 500 partidos y nueve tantos se marchó al Estrasburgo que militaba en la D2. En su primera temporada ascendieron a la elite del fútbol francés pero tras un inicio de Liga difícil en 1961 le colocaron en el banquillo del conjunto alsaciano. Logró salvar al equipo del descenso y al término de la campaña 1961-1962 con 37 años se retiró de los terrenos de juego.


Racing Estrasburgo 1961
Stade de Reims 1958
Francia 1958


Con la Selección francesa fue internacional en 58 ocasiones entre 1948 y 1960. Hizo su estreno con el equipo nacional en un amistoso contra Italia el 4 de Abril de 1948 celebrado en el estadio de Colombes de París. Junto a Jonquet formaron en Francia hombres como Roger Marche, Marcel Domingo, Larbi Ben Barek u Oscar Heisserer ante unos transalpinos que se llevaron la victoria por 1-3, gracias a tres goles en la primera mitad obra de Carapellese en dos ocasiones y Gabetto.
Durante cuatro años Jonquet disputó numerosos encuentros con los bleus, pero todos de carácter amistoso hasta que llegó el primer choque oficial en la fase de clasificación para el Mundial de Suiza 1954. Entre estos amistosos hay que destacar los triunfos ante Yugoslavia por 2-1 en 1951, Bélgica por 1-2, Alemania Occidental por 3-1 o Austria por 1-2 en 1952 o el histórico empate contra Inglaterra en Highbury en otoño de 1951. Era la primera vez que los galos visitaron tierras inglesas y no regresaron a casa derrotados. Jonquet realizó una colosal actuación y ayudó a que su equipo firmarse un empate a dos tantos, ganándose el apodo de el "Héroe de Highbury" desde ese instante.
El binomio técnico formado por Jules Bigot y Albert Batteux contó con el defensa parisino para dos encuentros de la calificación del Mundial de 1954 ante Irlanda y Luxemburgo, donde Francia se hizo con la victoria y también con el billete mundialista tras liderar el grupo con pleno de triunfos. En el sorteo realizado en Berna los franceses quedaron encuadrados con complicados contrincantes de la talla de Brasil, Yugoslavia y México. Jonquet debutó en una Copa del Mundo en la primera jornada frente a Yugoslavia aunque la alegría no pudo ser completa al perder por la mínima ante el cuadro plavi. En el segundo partido ante México no jugó y pese a ganar a los aztecas por 3-2 los galos quedaron eliminados.
Un par de años después ya solo con Batteux en el banquillo del combinado francés Jonquet lideró la defensa en la búsqueda del pase al Mundial de Suecia 1958. La generación de futbolistas compuesta por Roger Piantoni, Jean Vincent, Raymond Kopa, Just Fontaine o Maryan Wisniewski era fantástica y no tuvieron problemas para clasificarse. Lograron siete puntos en grupo 2 europeo y dejaron fuera a Bélgica e Islandia que recibieron sendas goleadas en suelo galo. En el Mundial tuvieron en la liguilla como rivales a Paraguay, Escocia y Yugoslavia donde tras sumar cuatro puntos lideraron la tabla. Con un once tipo integrado por Remetter en portería, Kaelbel, Jonquet y Lerond en defensa, Marcel y Penverne en el medio y Wisnieski, Kopa, Fontaine, Piantoni y Vincent arriba ganaron por 7-3 a los guaraníes y 2-1 a los escoceses y sucumbieron por 3-2 contra los yugoslavos. En cuartos de final la sorprendente Irlanda del Norte de Harry Gregg, Danny Blanchflower o Billy Bingham no aguantó el vendaval francés que se llevó el triunfo por 4-0. Solo un obstáculo les separaba de la gran final, Brasil. Vavá adelantó a la verde-amarela en el minuto dos pero poco después Fontaine firmó la igualada. Didí puso en ventaja a los brasileños antes del descanso y en la segunda parte los hombres de Batteux se vieron impotentes ante el juego desplegado por Pelé y compañía. Finalmente cayeron por 2-5 y su destino fue jugar por el tercer y cuarto puesto. En ese choque sin Jonquet en la alineación al lesionarse contra Brasil, derrotaron a Alemania Occidental por 3-6 en un partido loco y entretenido.
Las últimas ocasiones en que el zaguero capitalino vistió la camiseta bleu de Francia fue en la Eurocopa de 1960. Disputó el partido de ida de cuartos de final ante Austria en Colombes que se resolvió a favor de los locales por 5-2 y el choque por el tercer puesto donde fueron doblegados por Checoslovaquia por 0-2.

En 1955 formó parte del combinado del Resto de Europa que se enfrentó a Gran Bretaña para conmemorar el 75 aniversario de la Federación Norirlandesa de fútbol. El partido se celebró en Belfast y los europeos barrieron a los británicos por 1-4. Jonquet tuvo la fortuna de compartir equipo con figuras como Ernst Ocwirk de Austria, Bernard Vukas de Yugoslavia, José Travassos de Portugal o Lorenzo Buffon de Italia.

En su faceta como técnico dirigió primero al Estrasburgo donde compatibilizó el césped con los banquillos una campaña. Después de colgar las botas siguió al frente del equipo de la Alsacia durante dos años más, hasta 1964. Luego se marchó al club de su vida, el Stade de Reims al que entrenó un total de tres temporadas (1964-1967), teniendo como mayor éxito el título de la Segunda División en 1966. Sus siguientes destinos fueron tres conjuntos humildes, el USM Romilly, el RC Epernay y el CO Chalons hasta que regresó ya en la década de los 80 al Stade de Reims. Allí formó tándem con Leon Desmenez y tras trece meses acabó su periplo como mister.

Una tribuna del estadio Auguste Delaune donde juega el Stade de Reims lleva su nombre desde febrero de 2008.

Falleció a los 83 años el 18 de Diciembre de 2008.


miércoles, 4 de junio de 2014

Costa Pereira "El guardavallas del glorioso Benfica de los 60"

Uno de los protagonistas del periodo dorado que vivió el Benfica desde mediados de los 50 hasta finales de los 60. Su palmarés es extensísimo figurando entre otros trofeos dos Copas de Europa, ocho Ligas o cinco Taças de Portugal. La gran espina clavada a lo largo de su carrera fue no acudir a ningún Mundial de fútbol con el equipo nacional. Nacido el 22 de Diciembre de 1929 en Nacala (Mozambique), fue un guardameta espigado, ágil, con grandes reflejos y muy valiente. Si tenía el día era una odisea lograr batirle, pero sus grandes actuaciones las combinaba con errores garrafales que costaban goles sencillos a su equipo.

Empezó a jugar en las filas del Ferroviario de Lourenço Marques mozambiqueño hasta que con 24 años un ojeador del Benfica le llevó a Lisboa para fichar por el conjunto encarnado. Pronto se hizo con el puesto y en su segunda temporada en el club estrenó su brillante palmarés. El Benfica consiguió un gran doblete de Liga y Copa tras superar a Os Belenenses por mejor diferencia de goles en el torneo doméstico y derrotar por 2-1 al Sporting en la final de la Taça lusa.
En 1956 hubo sequía de éxitos en la institución lisboeta pero en 1957 recuperaron la senda de triunfos con otro doblete. En esta ocasión dejaron al Oporto a un punto en la Liga mientras que en la Taça doblegaron al Sporting da Covilha por 3-1 en la final celebrada en el Estadio Nacional. El cuadro benfiquista dirigido entonces por Otto Glória estaba formando un plantel extraordinario en el que ya figuraban hombres claves de presente y futuro como Ángelo Martins, Cavém, Coluna o José Aguas.
Las dos siguientes temporadas no pudieron revalidar el título liguero tras quedar por detrás de Sporting y Oporto y el único triunfo que llegó a las vitrinas de la entidad fue la Taça de 1959. Costa Pereira no jugó la final pero el Benfica se impuso por la mínima al Oporto con un solitario gol de Cavém en el primer minuto. 
Con el inicio de la década de los 60 llegaron al primer equipo futbolistas como Simoes, José Augusto, Germano o Eusebio que dieron un salto cualitativo a la escuadra. Lograron la supremacía en su país con la obtención de dos Ligas de forma consecutiva en 1960 y 1961 y lo redondearon proclamándose campeones de Europa en 1961 y 1962. En la primera dejaron en el camino al Hearts escocés, el Ujpest Dozsa húngaro, el Aarhus danés y el Rapid de Viena austriaco para llegar a la gran final. En ella se vieron las caras con el temible F.C. Barcelona de Ramallets, Kubala, Kocsis, Czibor, Luis Suárez o Garay. Los postes y la fortuna se aliaron del lado de los benfiquistas que acabaron venciendo por 3-2 y levantando el trofeo. El entonces entrenador Béla Guttmann alineó aquella tarde a Costa Pereira, Mario Joao, Germano, Angelo Martins, José Neto, Fernando Cruz, José Augusto, Santana, José Aguas, Coluna y Cavém.
En la segunda continuaron siendo inabordables para el resto de conjuntos europeos, deshaciéndose consecutivamente del Austria de Viena, el Nuremberg y el Tottenham Hotspur en su camino hacía la final en Ámsterdam. Eusebio ya se había hecho con la titularidad y era uno de los mejores futbolistas del continente. Su contrincante por el título fue otro equipo español repleto de leyendas, el Real Madrid de Puskas, Gento, Di Stéfano, Santamaría o Del Sol. El duelo empezó mal y Puskas batió en apenas cinco minutos en dos ocasiones a Costa Pereira. José Aguas y Cavem pusieron la igualada pero Puskas dio ventaja al Real Madrid antes del descanso. En la segunda parte los pupilos de Guttmann fueron un ciclón y en veinte minutos marcaron tres goles con los que ganarían el partido por 5-3, reteniendo el trofeo de campeones europeos. La formación para la historia del club encarnado la integraron Costa Pereira, Mario Joao, Germano, Angelo Martins, Cavém, Fernando Cruz, José Augusto, Eusebio, José Aguas, Coluna y Simoes. Además los dos entorchados continentales les dio la oportunidad de disputar el trono de mejor equipo del mundo, pero en ambas ocasiones cayeron derrotados por Peñarol en 1961 y el Santos de Pelé en 1962.
La salida del técnico Guttmann y su 'maldición' les impidió volver a reinar en el continente aunque en su país siguieron coleccionando trofeos. Ganaron la Taça en 1962 y 1964 a Vitoria Setubal y Oporto y conquistaron la Liga en tres cursos consecutivos (1962-1963, 1963-1964, 1964-1965). En el aspecto negativo perdieron dos finales de Copa de Europa en 1963 por 2-1 contra el Milan en Wembley y en 1965 por 1-0 ante el Inter tras un fallo estrepitoso de Costa Pereira a chut de Jair.
La última campaña del guardameta de Nacala en activo fue en 1966-1967, marchándose con un gran sabor de boca después de obtener la Liga lusa al aventajar el Benfica en la tabla en tres puntos al Académica y en cuatro al Oporto. Costa Pereira colgó las botas a la edad de 38 años después de disputar más de 250 partidos en doce campañas con las Águilas.


Portugal 1965
Benfica 1962


Con la Selección lusa fue internacional durante una década, jugando un total de 22 partidos. Debutó en un amistoso ante Inglaterra el 22 de Mayo de 1955. Fue un encuentro histórico celebrado en Das Antas puesto que derrotaron por primera vez en la historia a los ingleses por 3 goles a 1. José Aguas, "Matateu", Travassos, Passos o Pedroto fueron algunos de los jugadores que lograron la machada en aquel duelo junto al guardameta mozambiqueño.
A partir de entonces Pereira se hizo con el puesto en la portería y fue un fijo los siguientes encuentros, todos de carácter amistoso disputados ante Suecia, Turquía, España o Hungría. Sin embargo la llegada al cargo de José María Antunes le relegó a un segundo plano y estuvo tres años y medio sin acudir a una convocatoria (1956-1959). Volvió para un partido contra Francia en Colombes donde sucumbieron por 5-3 y no se enfundó la camiseta del equipo nacional de nuevo hasta 1961.
Armando Ferreira era el nuevo seleccionador y decidió contar con él para la fase de clasificación correspondiente al Mundial de Chile 1962. Portugal se jugó un billete con Inglaterra y Luxemburgo pero finalmente no pudo obtenerlo. Pereira disputó los cuatro encuentros en los que Portugal ganó por 6-0 en casa frente a Luxemburgo, empató a uno con Inglaterra en Lisboa, y cayó en la visita a tierras luxemburguesas por 4-2 y a Wembley por 2-0.
Antes del Mundial perdieron con Brasil por la mínima en dos duelos preparativos para el torneo de selecciones y unos meses más tarde iniciaron el camino para la Eurocopa de 1964. El sorteo les deparó como rival la Bulgaria de Asparuhov, Kolen o Yakimov, un conjunto en alza. En la ida cayeron por 3-1 y en la vuelta el resultado fue idéntico a favor de los portugueses. Por ello tuvo que celebrarse un partido de desempate con sede en Roma. Allí la estrella búlgara Asparuhov batió a Costa Pereira y el combinado luso resultó eliminado en su intento por llegar a la fase final de la Eurocopa.
Los últimos duelos de Costa Pereira con Portugal fueron tres amistosos contra enormes adversarios, Brasil, Inglaterra y España y un choque de la clasificación para el Mundial de Inglaterra 1966, consiguiendo la victoria ante la verde-amarela y el equipo español, sucumbiendo contra los ingleses y aplastando a Turquía por 5-1 en partido correspondiente al grupo 4 de la calificación europea.
Para la Copa del Mundo el técnico Otto Glória se llevó a los cancerberos Américo del Oporto, Carvalho del Sporting y José Pereira de Os Belenenses que le dejaron sin hueco en la lista lusa. Su sueño de asistir a la competición futbolística más importante se le escapó para siempre.

El Benfica le realizó un partido homenaje el 10 de Octubre de 1967 en el que se enfrentaron al Real Madrid, finalizando el choque con empate a dos tantos.

Falleció en Lisboa el 25 de Octubre de 1990 a los 60 años.